Yaneth Estrada

@caricheop

Llenos de ilusiones y cumpliendo un largo proceso de preparación, seis atletas salvadoreños dicen presente en el I Campeonato Centroamericano de Personas Ciegas y de Baja Visión en Línea que inicia este domingo 25 de octubre, pactado a siete rondas en la modalidad por equipos. El Salvador se mide contra el Equipo de Costa Rica, uno de los rivales más fuertes de la competencia.

Según el entrenador Gustavo Zelaya, debido a la pandemia mundial se han tenido que redoblar esfuerzos para mantener el nivel y la calidad sobre el tablero, ahora en la modalidad en línea. Las cartas cuscatlecas confirmadas para esta cita son Victoriano Argueta, Santos Suncin Pasazín, Jonathan Rivas, Roberto Vaquero, César Bonilla y Óscar Alexander Guerra.

En El Salvador el ajedrez para personas ciegas y de baja visión arrancó en 2001 en ACES a iniciativa de Julio C. Canizález, en pocos meses se trasladaron los entrenos a la Federación Salvadoreña de Ajedrez (FSA), en donde se tomó el hacer los torneos oficiales y anuales del campeonato nacional individual, los primeros campeones Julio C. Canizález, Roberto Vaquero.

“Al principio tuvimos que improvisar, recuerdo, que los atletas tuvieron tableros adaptados para jugadores ciegos y así comenzó la preparación para eventos internacionales sobre todo en Centroamérica. Debo destacar, que estos atletas, también compiten en iguales condiciones que el resto en sus campeonatos en diferentes categorías, y cuentan con un gran nivel de juego, tanto que algunos militan en primera y segunda categoría nacional”, dijo Zelaya.

Actualmente, en El Salvador existen 118,525 personas con algún tipo de discapacidad visual, según cifras del Registro Nacional de las Personas Naturales (RNPN) hasta diciembre de 2018, lo que representa cerca de un 2 % de la población. Sin embargo, esta cifra solo retoma a mayores de 18 años, por lo cual especialistas sostienen que podría incrementarse hasta los 130,000 si se suma a menores de edad y personas que no tienen Documento Único de Identidad (DUI).

Una nueva forma de vida

El no tener el sentido de vista, abrió nuevas alternativas para los seleccionados nacionales del deporte ciencia, tal es el caso, de Roberto Vaquero (RAVACH) un destacado pintor o Jonathan Rivas, un programador informático e instalación de softwere adaptado para personas ciegas.

RAVACH superó una lesión cerebral con 68 años bien vividos, luego vino el glaucoma en su ojo izquierdo y perder el 90% de visión en su ojo derecho, fue así como en 1954 se enamora del ajedrez.

Por su parte, el capitán Jonathan Rivas comentó que ese color blanco y negro del tablero, que lo enamoró cuando era aún un “cipote”, y con baja visión. Ahora casi 40 años después, y con ceguera total debido a una enfermedad conocida como retinosis pigmentaria en 2010 confesó: “el ajedrez es como el amor de mi vida y paradójicamente cuando tuve ceguera total me decidí a entrenar más seriamente”.

Sobre la modalidad en línea, este destacado timonel salvadoreño, consideró que dentro de todo lo malo de la pandemia, vino esta oportunidad de llegar a todos los rincones del mundo, para un deporte como el ajedrez, es como un sueño cumplido. “Esto era algo normal para Europa, Estados Unidos, o incluso Brasil, pero no para países como El Salvador, qué en este momento, puede accesar a juegos, hasta por un teléfono, eso creo, que es algo muy bueno”, acotó.

Unos lobos de mar

Fue en 2012 cuando Vaquero se coronó campeón absoluto con un total de 5 puntos, de seis en disputa en VII Torneo Centroamericano de ajedrecistas ciegos y baja visión, realizado en Panamá. Mientras, en 2013, Carlos Alvarado finalizó tercero ganando la medalla de bronce en VIII Juegos Centroamericanos desarrollados en Guatemala. Igualmente, en 2014 en la misma competencia desarrollada en El Salvador, Carlos Funes se agenció el sexto puesto. A ellos se sumó en esta edición César Bonilla, un atleta formado en la Escuela de Ajedrez de San Marcos, con alentador futuro y confirmado como titular y Óscar Alexander Guerra, elemento nuevo con buenas posibilidades de sumar en competencia.

De las expectativas para este Primer Campeonato Centroamericano en Línea, Rivas afirmó que es llegar a los primeros lugares, aunque los rivales son de calidad. Pero agregó que este equipo de leyendas salvadoreñas, espera dejar un legado de lucha y esperanza. A esto se agregan nuevos elementos, que tiene futuro y se abren camino a nivel regional.

Cabe destacar, que está selección también participa en un Torneo Iberoamericano de Ajedrez en Línea, con jugadores de España, Europa y habla hispana. Y por primera vez, El Salvador participa en una Olimpiada Mundial en Línea de Ajedrez Adaptado, donde a nivel Centroamericano estánEl Salvador, Nicaragua y Panamá. “Es una enorme experiencia tener la oportunidad de jugar con equipos de Europa, Asia y otros continentes, y además países que tiene un ajedrez muy desarrollado. Creo que el sueño de todo atleta es asistir a una olimpiada, es como un Mundial de Fútbol si queremos compararlo, es algo así como un sueño”. Asistir a un evento de este tipo, representaba una gran inversión por lo que era casi imposible para El Salvador, pero ahora debido a la pandemia mundial, se pudo competir de forma inesperada.

El capitán de la selección de ajedrez y personas con baja visión, también agradecieron la dedicación de apoyo de la Federación Salvadoreña de Ajedrez (FSA), del entrenador Gustavo Zelaya y Marlon Vásquez, ahora a cargo de selecciones juveniles.