Este martes, en la clínica del profesor Gustavo Zelaya, se habló del romanticismo del ajedrez de la mano de uno de los grandes del deporte ciencia, el maestro Morphy (Paul Charles Morphy) llamado también como “El orgullo y la tristeza del Ajedrez” debido a que tuvo una breve y brillante carrera, retirándose del juego cuando aún era joven. Inclusive “Bobby Fischer” lo incluyó en su lista de los diez mejores jugadores de todos los tiempos, y lo describió como “quizás el jugador más preciso que haya existido jamás”.

Con esta premisa, el profesor Zelaya explicó a los asistentes que en el año 1830 da inició, lo que hoy se conoce como, la Escuela Romántica de ajedrez. Y según su definición general, es en sí la búsqueda de la belleza del ajedrez; a través de fantásticas combinaciones. Esta corriente fue desarrollada plenamente entre los años 1830 al 1880 y durante ese tiempo no se concibe otro tipo de partida que no fuese el juego abierto, con continuos ataques y contraataques en la que la jugada más espectacular era el culmen de la partida. El final sólo era considerado como parte de la partida si no se había ganado antes por medio de una combinación espectacular.

Haciendo remembranza a este gran jugador, les fue presentado a los asistentes una de las partidas que marcó la historia del “Genio máximo del ajedrez” (Morphy) cuando le ganó al Duque de Brunswick y al Conde de Isouard, bautizado desde ese momento como “El Mate de la Opera” y la belleza de esa serie de movimientos radica en la facilidad con la que Morphy entendía el concepto del desarrollo.

Por ello el profesor Zelaya toma como base todo la historia de Morphy y cierra la clase explicando que el desarrollo se entiende como: “Arte de poner en juego las piezas” y este concepto es básicamente posicionar de forma correcta las piezas para alcanzar muchas más posibilidades de victoria por el simple hecho que las piezas se ayuden entre ellas, y de esa forma irán apareciendo temas tácticos y planes con más facilidad.

Como es costumbre luego de finalizar la clase, se inició el campeonato Blitz, donde cerca de 35 participantes mostraron sus destrezas ganando el campeonato Mauricio Hernández al sumar 5 puntos, en segundo lugar Diego Viana con 4 y la tercera posición fue para Guillermo Navarrete. Las posiciones de los juveniles terminarían con Diego Viana en el primer puesto siempre con 4 puntos, el segundo lugar fue para Armando Pérez Salazar y en tercer lugar Sofía Hernández.