@RedacciónFIDE

Un total de 61 equipos de 45 países diferentes toman parte en la primera Olimpiada Online de Ajedrez para Personas con Discapacidades, organizada por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE).

El evento arrancó el sábado 21 de noviembre, con la ceremonia de apertura, y la final está programada para el 3 de Diciembre, fecha reconocida por la ONU como el Día Internacional de las Personas con Discapacidades.

En la competición toman parte unos 400 jugadores (incluyendo reservas) de todos los rincones del mundo. Entre ellos, hay dos participantes con el título de Gran Maestro, la mayor distinción que puede recibir un ajedrecista. Polonia, Alemania y Filipinas son los principales favoritos, pero Cuba también se destaca como cuarta favorita en el ranking inicial, por delante de superpotencias ajedrecísticas como Rusia e Ucrania.

“El ajedrez me enseñó a ser más paciente” Aprender ajedrez ha cambiado la vida de muchas personas con discapacidade

En el ajedrez, lo único que importa es qué tan fuertes son tus ideas. Las diferencias físicas debidas a la edad o el sexo no son un impedimento para plantar batalla sobre el tablero, y por supuesto esto tiene enormes implicaciones en el caso de personas con discapacidades.

”No dejo que mi discapacidad defina quién soy. Sólo dejo que sea mi mente, y lo que hago con ella, quien defina quién soy”, explica a la CNN, una jugadora de 11 años en el pasado Campeonato Mundial Junior para niños con discapacidades físicas.

“Corred la voz: el ajedrez es para todo el mundo. Cualquiera puede jugar al ajedrez: niñas, chicos, personas discapacitadas…” ”El potencial del ajedrez es enorme, no solo en cuestión de proporcionar entretenimiento, pero también en lo que se refiere a facilitar la necesidad de comunicación, desarrollo cognitivo, y expandir la posibilidad de relacionarse para personas con discapacidades físicas», explica Profesora Asociada en la Russian State Social University de Moscú.

“Es un medio para desarrollar la autoestima y recibir reconocimiento” El Gran Maestro Thomas Luther ha ganado por tres veces el Campeonato de Alemania de ajedrez (1993, 2002, 2006), alcanzando un puesto en el top-100 mundial.

Thomas se convirtió en un un jugador de categoría mundial en un campo extremadamente competitivo, a pesar del desafío adicional de haber nacido con una discapacidad física. “Aprender a jugar al ajedrez a una edad temprana fue para mi algo clave para tener éxito en la vida. La Olimpiada de Ajedrez para Personas con Discapacidades dará voz a personas en desventaja, y también les ayudará a desarrollar su autoestima, y a ganar reconocimiento. El ajedrez es el único deporte que es “, explica Thomas.

“Estos eventos son un punto de reunión para personas que enfrentan diversos desafíos en su vida, y les da la oportunidad de relacionarse con otras personas que enfrentan desafíos similares. Así que hay mucha comunicación, y se forjan amistades entre los jugadores. Los factores sociales también son muy importantes.”

“El ajedrez me enseñó a ser más paciente” Aprender ajedrez ha cambiado la vida de muchas personas con discapacidades. ”Yo era antes mucho más vulnerable. Cuando aprendí a jugar al ajedrez, me hice más fuerte. Pronto aprendí a no rendirme tras las derrotas, y esta es una de las características que definen mi carácter», afirma Handenur Şahin. Handenur, que nació con atrofia muscular espinal (SMA), defenderá el primer tablero del equipo turco en esta Olimpiada.

“El ajedrez también me ha enseñado a ser más paciente. Debido a mi discapacidad, este rasgo de ser más tenaz con respecto a lo que me propongo es algo crucial. La mayoría de las cosas son más difíciles de conseguir para mi, así que es muy importante aprender a no rendirse cuando te encuentras con algún obstáculo, a causa de mis problemas físicos o a causa de los prejuicios de otras personas.”

El primer deporte inclusivo del mundo El ajedrez se convirtió en el primer deporte inclusivo del mundo en 1848 cuando, por primera vez en la historia, un tablero de ajedrez fue especialmente adaptado para permitir a jugadores ciegos reconocer la posición del tablero tocando las piezas. Theodore Tylor era uno de los mejores jugadores de Inglaterra en los años 30, y a pesar de ser prácticamente ciego, consiguió anotarse varios empates contra jugadores como Alekhine y Capablanca, dos de los mejores jugadores en la historia del ajedrez.

Actualmente hay tres asociaciones internacionales para jugadores con discapacidades visuales (IBCA), con discapacidades físicas (IPCA), y con discapacidades auditivas (ICCD). Cada una de ellas está afiliada a la FIDE y, tradicionalmente, cada una de estas tres organizaciones enviaba un equipo en su participación a la tradicional Olimpiada de Ajedrez. Ahora, la FIDE ha materializado el ambicioso proyecto de organizar una Olimpiada de Ajedrez dedicada en exclusiva a los jugadores con discapacidades, que se celebrará cada dos años.

Este evento dará a más jugadores con discapacidades la oportunidad de competir internacionalmente representando a su país.