La clínica de este martes el profesor Gustavo Zelaya inició, explicando, a los cerca de 30 asistentes, una apertura muy utilizada por Bent Larsen, retomando el tema de la semana pasada, y esta cosiste en la Apertura Bird siendo una apertura irregular y se caracteriza por el movimiento (en notación algebraica): 1.f4 Tras este movimiento existen innumerables continuaciones. Las variantes más empleadas por las negras son: 1…,d5; 1…,e5 Gambito From; 1…c5; 1…,f5 Gambito Suizo; 1…g5 Gambito Hobbs.
El ajedrecista danés Bent Larsen fue un gran seguidor de esta apertura.

La Apertura Bird (ECO A02-A03) debe su popularidad al famoso ajedrecista inglés del siglo XIX Henry Edward Bird, aunque se conoce desde tiempos de Luis de Lucena. Por sus similitudes con la Defensa holandesa en ocasiones se la llama Ataque holandés. La idea estratégica básica es la misma que la de la Apertura inglesa: retrasar la definición de los peones centrales al tiempo que se controla el centro desde un lateral. El problema es que el peón con el que se controla el centro es de rey, y por lo tanto le deja con menos protección. Hay que recordar que es la primera jugada del mate del loco. Contra la Apertura Bird hay dos respuestas básicas, el interesante gambito From —que se puede rechazar jugando 2.e4 y entrando en el Gambito de rey— y 1…. d5, que entra en los esquemas de la Defensa holandesa pero jugada con blancas.

El segundo tema desarrollado en la clínica fue acerca de Emanuel Lasker, famoso por ser campeón del mundo de ajedrez durante casi 3 décadas. Además, cursó estudios de filosofía y tenía conocimientos de psicología, un hombre multifacético que implementó su conocimiento para desarrollar estrategias psicológicas en el tablero. Su juego variaba según el rival y según las circunstancias que rodearan la partida.

Lasker trataba de aprovechar cualquier ventaja, aunque ésta no tuviese nada que ver con el ajedrez. De ese modo el aspecto emotivo empezó a cobrar importancia: el cansancio, el miedo al rival, los nervios, la angustia ante la derrota, etc.

Con este perfil, Emanuel Lasker, fue sin duda alguna, una figura de referencia para los futuros ajedrecistas, tal es caso de Bobby Fisher, que al igual que Lasker utilizaba todos los medios posibles para incomodar o desconcentrar a su adversario.

Sin embargo, dejaremos el perfil del Lasker para otra entrega, hoy nos centraremos en el Doble Sacrificio y el Muro de Piedra, clase desarrollada este 28 de febrero en la tradicional clínica del profesor Gustavo Zelaya.

Esta memorable partida fue desarrollada, en la primera ronda del torneo de 1889 en Ámsterdam, entre el joven ajedrecista Emanuel Lasker contra el maestro Johann Hermann Bauer, -el primer certamen de alto nivel de Lasker- y este juego se caracterizó por dos razones.

La primera: la entrega de piezas en sacrificio
La segunda: El ataque al muro de piedra. – defensa del enroque corto-

El doble sacrificio, es una variación de ataque, con el sacrificio del alfil en h7 y que continúa con un nuevo sacrificio del otro alfil, esta vez en la casilla g7, lo que deja la posición del rey negro completamente desguarnecida. El ataque generalmente se concluye con la dama y una torre. Y es ahí donde se da la nueva innovación, pues Lasker utilizó toda su estrategia de ataque hacia el flanco del rey.

Es interesante que un sacrificio similar ocurrió antes en Burn-Owen, 1884, pero en este caso el sacrificio de John Owen no fue correcto y perdió el juego. Sin embargo, pudo haber sido una inspiración para Lasker.

El muro de piedra es el enroque que está constituido por 3 peones amurallando al rey para su protección, Lasker decidió que la mejor manera de llegar al rey enemigo era demoler su fortaleza piedra a piedra y a cualquier coste de material, y así lo hizo.

Al finalizar el campeonato de Ámsterdam, Lasker terminó segundo con una puntuación de 6/8, un punto detrás del ganador Amos Burn, y por delante de James Mason e Isidor Gunsberg, entre otros. Bauer terminó sexto de los nueve participantes con una puntuación de 3½/8.

El mismo patrón de sacrificio hizo eco en una serie de juegos posteriores, notablemente Nimzowitsch-Tarrasch, San Petersburgo 1914; Miles-Browne, Lucerne 1982; Y Polgar-Karpov, Séptimo Essent 2003.
Al termino de la clase, se realizó el Blitz donde el campeón en esta ocasión fue: José Meléndez, en segundo lugar Cristian Rodríguez y el tercer puesto fue para el juvenil Armando Pérez Salazar.

En los puestos jueveniles, el primer lugar fue para Armando Pérez Salazar, en segundo Angel Flores y el tercero fue para Manuel Meléndez.