Redacción

En una nueva normalidad, debido a la pandemia de COVID-19, la Federación Salvadoreña de Ajedrez (FSA) desarrolló la Ronda 7 del Torneo de Categorías en Superior y Primera.

Con un 50% de asistencia, y cumpliendo con estrictas medidas de bioseguridad, los ajedrecistas retomaron los tableros, cerrados desde el 13 de marzo hasta el 24 de agosto por la cuarentena domiciliaria obligatoria y dieron sus mejores combates.

Lemnys Arias, campeón nacional defensor en la categoría superior aseguró que «el torneo fue un volver luego de meses de un paro obligatorio, hubo muchas faltas, pero también es parte de una nueva normalidad, aunque en otros países como España, Rusia, Nicaragua y Costa Rica los campeones siguen, creo que esto marca un punto de inicio».

De las exigencias de normas de bioseguridad, el campeón nacional detalló que se trata de convivir con una enfermedad nos acompañe por un tiempo. «Creo que aún hay miedo y euforia en los participantes por qué es algo que no habiamos visto, pero es una buena señal que la FSA cumpla con el lavado de manos, uso de mascarilla, distanciamiento social, practicas que garantizan, de algún modo, la baja de contagios de COVID-19 y nos da esa seguridad de retomar nuestras vidas».

Por su parte, Efrain Segura, presidente de la FSA comentó que «a pesar de las exigencias actuales de bioseguiridad en todo el mundo, como Federación Salvadoreña de Ajedrez estamos tomando todas las medidas sugeridas por el INDES y MINSAL para recibir a los atletas, y que se sientan seguros de retomar sus actividades deportivas».